Archivos

En este vídeo, el cardiólogo Valentín Fuster plantea ocho claves para vivir mejor. “Existen cuatro ‘T’ que reflejan cómo uno madura personalmente: tiempo de reflexión, transmitir positividad, talento y tutoría. Y tenemos cuatro ‘A’, que describen cómo uno se muestra ante el mundo: actitud, aceptación, autenticidad y altruismo”,

Tiempo a reflexionar: Tomarse el tiempo para experimentar el camino es importante en es este mundo que va a toda velocidad y no invita a la reflexión.

Talento: Descubrir para que eres bueno y seguir ese camino te asegura que disfrutarás lo que hagas aun en medio del esfuerzo.

Retrato del diseñador confiado joven moreno confiado de la mujer en vaqueros rasgados que trabaja en nuevo proyecto del arte, haciendo dibujos o bosquejos en la tableta. hermosa artista femenina absorta con su trabajo creativo Foto gratis

Trasmitir positividad: Hay personas que son portadores de malas noticias, una persona exitosa trasmite una energía positiva. No es ajeno a la realidad, solo que la ve de otra manera.

Tutoría: Buscar ayuda en otros que sepan más de la vida es un consejo bíblicamente respaldado. El dicho “nadie aprende por cabeza ajena” lo creó alguien testarudo que no quiso seguir consejo. Se puede aprender de los errores y aciertos de los demás.

Ayuda al mundo: Lo que hagas tiene que tener valor para otros, no solo para uno mismo, nuestros pensamientos deben ir orientados a algo más grande.

Gente abrazándose en el bosque llevando bolsas de basura Foto Premium

Aceptar quien eres: Dios nos creó como somos, nosotros fuimos desarrollando ciertas características a medida que crecemos. Aceptar quien somos no es estancarnos y conformarnos, es hacer las pases con mis limitaciones y mis destrezas para enfocarme.

Autenticidad: Aunque nadie es 100% autentico, esto quiere decir que copiamos comportamiento y actitudes de otros, vale la pena pensar que lo que hago no es hipocresía o vivir la vida de otros. vive tu vida sin temor al que dirán y dando importancia a lo que tu dices de ti.

Altruismo: No hay sentimiento más “egoísta” que el que produce ayudar a otros. ¿Por que? porque produce una sensación de satisfacción que no se puede describir sino hasta que la haz vivido. Esto produce felicidad en ambas direcciones, al que ayudas le compras un poco de felicidad que se te retribuye.

Últimas entradas de Nacho Mariño (ver todo)

Autor

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Entradas recientes

Juegos ZOOM de último momento

Hacer videollamadas puede transformarse en un reto frustrante si no tienes en cuenta algunas recomendaciones básicas para poder realizarlas. Con un poco de imaginación puedes

Leer más »

Autor

Nacho Mariño

Nacho Mariño

Pastor de Jóvenes - NeuroCoach - Publicista

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Siguenos en FB