Archivos

Según un Informe de Pew Research Center, elaborado en noviembre de 2018, el 65 % de los jóvenes de entre 18 y 29 años reconocía recibir informaciones a diario a través de las redes sociales y el 37 % de ellos pensaba que estas ayudan a las personas de su edad a encontrar información confiable.

Imagen relacionada

Más recientemente, en agosto de 2019, SurveyMonkey and Common Sense Media confirmaron que más del 75 % de los usuarios encuestados, mil adolescentes estadounidenses de entre 13 y 17 años, consumía Social Media (Youtube, Facebook y Twitter) para estar informados de la actualidad, frente a un 41 % que seguía utilizando medios analógicos y prensa digital, y un 37 % cuya fuente era la televisión.

Del informe también se desprende una de las grandes preocupaciones que ha traído la aparición del ciberperiodismo y, más exactamente del denominado periodismo 2.0, por el que cualquier ciudadano dotado de un smartphone puede hoy en día grabar, subir a la red y legitimar cualquier información como veraz sin que nadie contraste ni verifique si es una fuente fiable o no.

Según Michael Robb, director senior de investigación de Common Sense, el 60 % de los usuarios que utiliza Youtube como canal informativo lo hace a través de cuentas de celebrities o influencers, quedando muchas veces más que en el aire no solo la ética de los mismos, sino la propia calidad y objetividad de la información.

Imagen relacionada

¿Y qué pasa cuando lo que vertemos en la red no se contrasta? Que pueden caer en el saco de lo que hoy día conocemos como fake-news o, más correctamente, desinformaciones. Pueden aparecer en forma de mensaje de WhastApp o Messenger, captura de pantalla, GIF, meme etc.

Y el problema es que al democratizarse internet y sus herramientas, ahora cada ciudadano se puede convertir, con su ética (y muchas veces sin ella), en un seudoreportero que crea, difunde o viraliza noticias por sus redes sociales y canales de mensajería instantánea sin contrastar, verificar ni evaluar la información.

Si no esta en internet, seguramente no existe, pero esto no quiere decir que todo lo que vemos en la red es real. Tengamos especial cuidado a la hora de buscar cualquier información, incluso o más cuidado cuando la información es de carácter “Cristiano”.

Últimas entradas de Nacho Mariño (ver todo)

Autor

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Entradas recientes

Juegos ZOOM de último momento

Hacer videollamadas puede transformarse en un reto frustrante si no tienes en cuenta algunas recomendaciones básicas para poder realizarlas. Con un poco de imaginación puedes

Leer más »

Autor

Nacho Mariño

Nacho Mariño

Pastor de Jóvenes - NeuroCoach - Publicista

Compartir

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Siguenos en FB