daniela bernal | 31/May/13

Reflexión – ¿Dios? ¿Mi padre? ¡No me diga eso!

Te invitamos a leer esta reflexión que nos comparte nuestra colaboradora Daniela Bernal, acerca de nuestra visión de Dios como padre en nuestras vidas.

 ¿Como  llamar a  Dios, Padre, cuando el  papa biológico de muchos de nosotros  ha hecho de todo excepto ser una buena figura paternal?.

Podemos crecer en un iglesia, amar a Jesús  pero….por favor!!!! no nos  digan que Dios es nuestro papá!.  Solo la idea de pronunciar la palabra papá nos llena el corazón de dolor.

¿Cómo  puede pasar esto? Amar a Jesús con todas las fuerzas del corazón pero no querer saber nada de la figura de Dios Padre?  Suena hasta herético sabiendo que Padre, Hijo y Espíritu Santo son uno solo. Pero por más herético que suene, es la realidad de muchas personas el día de hoy.  Las heridas del corazón no reconocen doctrinas.

 Muchos de nosotros hemos crecido siendo heridos una y otra vez por el primer hombre en nuestras vidas que tenía que protegernos, amarnos, crear nuestra identidad, enseñarnos del amor de Dios, respetarnos, pero en vez de todo esto,  crecemos descalificados por él, no valorados, humillados, agredidos física y verbalmente . Castigados eternamente  por cualquier falta que cometimos. Crecimos sin sus abrazos, sin sus te amos, sin sus miradas dulces.. todo lo contrario, su mirada de resentimiento, odio y desaprobación ha quedado grabada en nuestra mente.

Llenos de heridas y faltantes, entregamos nuestra vida a Jesús.  Empezamos a amarlo y amar sus obras que vemos dibujadas en los evangelios y encontramos que mientras a nosotros nuestro papá nos rechazaba, Jesús amaba a quienes eran rechazados, mientras a nuestro papa nos juzgaba,  Jesús decía que no venía  a juzgar sino a salvar y se ponía a la brecha para que no mataran a una mujer adúltera. Mientras éramos abandonados por nuestro papa cuando más lo necesitábamos,  Jesús  omitía el día de descanso ganándose a todos los religiosos de enemigos solo  para ir a curar a quien necesitaba de El.  Mientras recibíamos una condena eterna por nuestro papa, Jesús  permitió  que lo humillaran, lo hirieran, y lo mataran de la forma más indigna,  humillante  y dolorosa de la época; en una Cruz, solamente para salvarnos.  Como no morir de amor por Jesús! Cuando EL es todo lo que nuestro padre biológico no fue.

Ahora el problema es otro. Lo que sentimos en nuestro corazón y alma cuando nos dicen:” ¡Dios es tu Padre!”. ¡No!,  ¡No nos digan eso!.  Se nos revuelve de nuevo todo en el  estómago recordando todo lo que nos ha hecho ese hombre al que llaman nuestro padre e instintivamente lo asociamos al comportamiento de Dios como nuestro padre.  Nuestra mente sabe que no es así, nos lo enseñan en la iglesia, pero el corazón dice todo lo contrario. Repito: el corazón herido no entiende de doctrinas

Entonces ¿Cómo lograr tener una imagen adecuada de Dios como Padre?

En mi caso personal ser totalmente sincera con Dios acerca de mi imposibilidad de verlo como Padre me ha ayudado mucho. Oro mucho por poder tener una imagen adecuada de El, oro por poder perdonar a mi papa biológico, poder amarlo y horrarlo tal cual como Dios lo pide. Pero lo que más me ha ayudado, es mi cercanía con Jesús porque   mientras más  he encontrado que Jesús  es todo lo que mi papa biológico no es, más me he acercado a Él, y más me enamoro de Él. Y  mientras más me acerco a Él, su amor habilita mi corazón y mi alma para entender que, el que lo ve a Él ve al Padre.

Hay palabras de Jesús  que me han ayudado mucho en este proceso:

Les digo la verdad, el Hijo no puede hacer nada por su propia cuenta, sólo hace lo que ve  al Padre hacer. Todo lo que hace el Padre, también lo hace el Hijo. ( Jn 5 – 19).

No trato de hacer lo que yo quiero sino lo que quiere el Padre que me envió (Jn 5:30)

No baje del  cielo para hacer lo que yo quiero sino lo que quiere Dios quien me envió (Jn 6:38)

Sabrán que yo no hago nada por mi cuenta y entenderán que yo digo solo lo que el Padre me enseñó (Jn 6:28)

 Ya no asociare la manera en como actúa mi papa biológico con la manera que actúa Dios como papá.  Jesús lo dijo clarito! El hace solo lo que él ve a su PAPA hacer y los actos de Jesús  están repletos de amor, misericordia, gracia, perdón , liderazgo, ejemplo, entrega…

En realidad esto ha sanado mi alma, leeré de nuevo los evangelios para encontrar de verdad como es que actúa un papá. Los leeré de nuevo para encontrar LOS ACTOS DE MI PAPÁ.

Espero y oro con el corazón que tú puedas hacer lo mismo.

Escrito por | Daniela Bernal

Comentarios

Una respuesta a “Reflexión – ¿Dios? ¿Mi padre? ¡No me diga eso!”

  1. Marco dice:

    Me gustó mucho! La figura paternal de Dios es eso, una figura. Creo que Dios como Padre en la Biblia hace más referencia a una figura patriarcal o Padre de un Pueblo (te acordás el pasaje donde Jesús llama algunos “hijos del diablo” en vez de “hijos de Abraham”) que a lo que en nuestro contexto occidental del siglo xxi entendemos por padre, que es justamente lo que describes en este interesante artículo. También son varias las veces que se usa la figura de madre para Dios en la Biblia, pero por nuestra famosa cultura machista latinoamericana lo hemos dejado de lado, ¡Bien por reflexionar en esto! No serán pocos los adolescentes y jóvenes agradecidos. Saludos, Marco 🙂

Deja un comentario