consejos | 20/Ago/14

Los líderes te sacan una sonrisa y te motivan a servir aún más

field-in-spring-1440081-m
Mira esta reflexión que nos comparte nuestra colaboradora Daniela Bernal acerca del liderazgo y el servicio:

Hace un mes y medio estuve con el grupo de misioneros urbanos donde sirvo, de campamento de jóvenes no creyentes. Es un campamento muy activo y dinámico porque es dedicado a que los Jóvenes no creyentes escuchen sobre el Evangelio de Jesús, la mayoría ellos por primera vez, así que hay charlas, muchos juegos, mucho movimiento, actividades y obviamente no puede faltar la música, ese era mi territorio esta vez, la DJ del campamento, ¡fui yo!. Música por allí, mas música por allá, cables por acá, cables mas allá, En realidad lo disfrute mucho. Pero lo que lo hizo toda una experiencia de aprendizaje fue la persona que estaba a cargo de dirigirme y guiarme en lo que debía hacer, JuanPa. Mientras yo hacía una mezcla por aquí de música, otra más allá, Juanpa corría de un lado a otro dirigiendo juegos, actividades, dándonos instrucciones.

Extensas e intensas jornadas vivió día a día el, pero en medio de esas jornadas nunca detuvo su sonrisa para los que estábamos bajo sus instrucciones, siempre con gestos de amabilidad me guiaba en lo que yo tenía que hacer, siempre al finalizar un día de servicio se aseguraba de decirme “Danny gracias por tu ayuda, lo hiciste muy bien” . Yo miraba mis manos llenas de cables, al lado de computadores, parlantes, micrófonos y pensaba, “pero si solo puse música”. Bueno para él no era tan solo la música, el tiene la virtud de apreciar, valorar y agradecer cada detalle de nuestro servicio, y así lo hizo con cada miembro del equipo.

Recuerdo una noche específica, teníamos una cena especial para los jóvenes, ellos tenían que vestirse de gala, el salón estaba iluminado con velas, la comida era especial, era SU NOCHE, y lo era porque justo después de la cena tendríamos una fogata donde después de las charlas del fin de semana los invitaríamos a tomar la decisión de acercarse a Jesús y conocerle. Mi labor en la cena era colocar música apropiada para ese momento, así yo saque lo mejor de mi repertorio de clásicos loft de los 80´s muy acorde con las velas, pero yo había olvidado un detalle enorme, estos jóvenes no escuchan clásicos ochenteros. Cualquier otra persona tal vez me hubiese mirado con cara de “ey que te pasa, quita esa música, esa no es” .JuanPa me miró, me sonrió y me dijo, “Danny la música esta divina! solo que tenemos que buscar música más apropiada a la generación de ellos para este momento” . No se los puedo negar, me dio tanta ternura su reacción y de paso fue una curita a mi corazón ya que por muchos años atrás estuve bajo el mando de líderes autoritarios que solo resaltan las cosas negativas de a quienes lideran.

¿Que aprendí de JuanPa en esos cuatro días?

-Un líder se pone en los zapatos de cada miembro de su equipo para poder valorar el servicio que ellos realizan

– Un líder es agradecido con su gente y lo demuestra

-Un líder resalta los puntos positivos de cada miembro de su equipo

-Un líder hace sentir parte del equipo a cada persona que lo conforma

– Un líder, aun hasta de algo que se tenga por corregir resalta primero los puntos positivos antes de ajustar lo que se debe ajustar.

– Un líder es amable y sabe que con una sonrisa hace aún de los días más pesados para el equipo un trabajo grato para todos

-Un líder se asegura de dar las gracias a cada miembro después de una jornada de servicio, porque aunque todos sabemos que el servicio es para Dios y lo hacemos en gratitud a Él, que bueno es encontrarte con un líder que valora lo que haces y te da la palmadita de ánimo diciéndote ..sigue adelante cada día!

Para cerrar el campamento tenemos una práctica habitual; dentro de sobrecitos que dejamos con los nombres de cada asistente al campamento, dejamos noticas a cada uno de ellos como recuerdo del fin de semana. Que linda sorpresa encontrar en mi sobrecito una notita de JuanPa. Hasta el último instante se encargó de enseñarme sobre, los líderes que te sacan una sonrisa y te motivan a servir a un más, día a día.

Escrito por – Daniela Bernal

Comentarios

Deja un comentario