Delicia que requiere trabajo

people-coffee-tea-meeting-large

 

Lee esta reflexión que escribe German Ortiz haciendo referencia a pasajes Bíblicos en: Salmo 133 – Efesios 4. 1 a 16 y Juan 17. 20 a 22. Puedes utilizar este recurso y compartirlo en un grupo pequeño como enseñanza o también compartirlo con los líderes de jóvenes: 

¡Mirad cuan bueno y delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía! La idea de la unidad fraterna siempre ha sido motivo para la poesía. Resulta casi un sueño utópico y romántico. Un deseo idealista que lleva en si mismo el anhelo de descubrir la armonía… y la verdad, es que pocas cosas son tan hermosas como la experiencia de encontrar serenidad en la relación con el otro. Lazos sólidos de un vínculo fraterno que nos permite entrar en las mismísimas recamaras de la paz.

Divisiones históricas
Sin embargo la paz es muchas veces difícil de experimentar. Las condiciones propicias para la unidad no siempre se encuentran y la paz se diluye como agua entre las manos. La búsqueda de unidad en la experiencia de la iglesia ha sido altamente frustrante a lo largo de la historia. Las anécdotas de divisiones irreconciliables con pleitos de alto voltaje se suman por cifras incontables.

Divina unidad
La unidad es algo que está en la esencia, el deseo y el accionar de Dios. Él es uno… Tres que son más uno que lo que cualquier ser humano ha podido ser, aún siendo uno solo. Padre, Hijo y Espíritu Santo viven en un amor tan profundo e intenso que la paz relacional es una experiencia tan abundante que resulta imposible de ser pensada por nosotros. La reconciliación definitiva con el hombre y de este consigo mismo, con sus semejantes y con la naturaleza es en Dios una ambición privilegiada. Él trabaja a diario para que esto se geste. Aún ha dado hasta a su propio Hijo para que así pueda ocurrir. Fue precisamente él, su Hijo en la tierra, quien pidió en oración para que seamos uno. Todo lo que de su parte pudo ser aportado, fue aportado. Su accionar es claro, concreto y palpable en su dirección hacia la unidad. Dios nos ha hecho uno y quiere que así vivamos.

Continúa leyendo 

Comentarios

Deja un comentario