articulos | 25/Ago/16

Artículo – ¿Te falta el aire?

sea-man-person-ocean-large

Te invitamos a leer este excelente artículo que comparte la revista Líder Juvenil escrito por Annette Gulick. Es una interesante reflexión que seguramente te sera de ayuda en tu caminar con el Señor cada día. Comparte este recurso con otros líderes y comenten sus opiniones al respecto.  Lee un adelanto:

¿Cuánto tiempo aguantas sin respirar? Yo, 15 segundos y al final estoy sufriéndolo y me siento desesperada por respirar. O 2.5 minutos, disfrutándolo todo el tiempo: sintiendo una conexión profunda con Dios y conmigo misma que me lleva a la alabanza y la intercesión profunda para otras personas.

La diferencia se debe al nivel de oxigeno que tengo en mi sangre. Junto con mi esposo Tim practicamos un ejercicio de respiración. El objetivo en sí no es cuánto tiempo aguantamos sin respirar. Sin embargo, este dato tan medible demuestra claramente la diferencia entre estar oxigenado y no.

EL OXIGENO HACE ECO CON LO ESPIRITUAL
Aliento y espíritu son la misma palabra en el hebreo. Dios dio vida al ser humano al soplar el hálito de vida en una escultura de barro. Jesús soplaba sobre sus discípulos para darles el Espíritu Santo. Y cuando Dios le muestra a Ezequiel el valle de los huesos secos, promete revivirlos con Su aliento.

Tengo la plena convicción de que sabes oxigenarte espiritualmente y que lo haces hasta algún punto. Pero, como se ve en mi capacidad de retención del aire, es muy diferente «inhalar» de forma intencional que simplemente cumplir con la función sin prestarle mucha atención.

Dios es una persona, no una sustancia que responde a técnicas. Le interesa la intimidad con nosotros, no que realicemos deberes religiosos. Estar llenos del Espíritu no es un proceso mágico ni mecánico, sino relacional. Entonces entendemos mejor cómo hacerlo cuando lo planteamos en los mismos términos que usamos para nuestras relaciones cotidianas.

A continuación te explico lo que hago yo para llenarme de aliento de vida. Para que entiendas estas prácticas en términos relacionales, asocio cada una con alguna actividad que realizamos con los amigos y familiares. Espero que esta yuxtaposición de lo humano con lo divino te permita sentir la esencia de ellas.

Seguir leyendo 

Comentarios

Deja un comentario