Erika Guzmán | 21/Ago/13

Aferrada a la Soga – Reflexión

Te invitamos a leer este artículo que nos comparte nuestra colaboradora Erika Guzmán. Esperamos que te sea de gran ayuda. Mira un adelanto:

“Recuerdo aquel verano del 2006. “Quiero que participes del internado ‘FTE: Economics for Leaders’”, me dijo mi profesora de undécimo grado. A pesar de que el título no me parecía nada emocionante ni divertido, pensé que nada sería peor a quedarme aburrida en mi casa. Por lo que, con maleta en mano y sin ninguna expectativa, allá fui.

Una tarde nos dijeron: “pónganse ropa cómoda”. Así que allí estaba yo, con mis pantalones de hacer ejercicios grises, una camisa roja de Superman y tenis deportivas (blancas por cierto), lista para la dinámica de esa tarde. Nos vendaron los ojos y, con unas llaves, comenzaron a hacer ruido. El sonido producido por las llaves era nuestro único guía hacia el destino final. Era muy difícil, no sabíamos a dónde nos llevaban y, además, el ruido de los alrededores provocaba que se perdiera el sonido que debíamos seguir.

Finalmente, cuando llegamos a nuestro destino, colocaron mi mano derecha en una soga, y me dijeron al oído: “Síguela, no la sueltes”.”

Sigue Leyendo | Aferrada a la Soga – Reflexión

Comentarios

Deja un comentario