articulos | 15/Ene/13

Artículo – El Ministerio de la política

La política, es un área o tema que en el ministerio pocas veces es discutido y conversado. Hoy te compartimos un artículo que nos trae uno de nuestros colaboradores en el blog, sobre la política en el ministerio.Te invitamos a reflexionar en este contenido y a darnos tu opinión.
Ciertamente a medida de que uno se va desarrollando en el ministerio de jóvenes va encontrando algunos temas en específico que agrandan más que otros. A algunos líderes les gusta hablar del servicio o del evangelismo urbano. A otros les gusta tocar temas más de enseñanzas bíblicas, etc. Todo depende del liderazgo con el cual uno va creciendo o con el que uno cree que es más adecuado al contexto que uno está presente. Y de pronto como de la nada o como con una especie de contrato que firmaste “frente a tus autoridades (pastores)” debes lidiar con que hay temas que en definitiva son tabús para el ministerio, sin ir más lejos uno de esos temas es la política.

La verdad pareciera ser que lo “religioso” y “lo político” son dos conceptos que nunca van hacer compatibles. Algo así que son dos polos sumamente contra puesto, el bien y el malo El agua y el aceite. Algunos cristianos creen que la iglesia no tiene ningún papel político que desempeñar, y que el papel del cristiano, como individuo, es insignificante. Esta idea surge sobre el concepto de que el reino de Cristo no es de este mundo. Por lo tanto, no hay nada que hacer. Otros insisten que tanto los individuos como la iglesia tienen responsabilidades socio-políticas indiscutibles para mejorar las condiciones de vida. Algunos cristianos van varios pasos más allá alegando que “la tarea más grande del cristianismo es trabajar para lograr un orden político cristiano que conduzca al establecimiento del reino de Dios en la tierra”. (CITADO)

Ahora la pregunta es ¿Por qué nunca hablamos de política en nuestros ministerios? En definitiva porque desconocemos el tema y generalmente a la hora de tratar de interiorizarnos nos damos cuenta de que es un tema sumamente complejo y hasta a veces medio turbio (mentiroso, trucho, falso). En otros casos más eclesiásticos, la iglesia tiene prohibido hablar de política “porque no es de Dios”. Así de simple. En definitiva son muy pocas iglesias que hablan realmente del peso de la política. Resulta muchas veces paradójico escuchar a nuestros pastores decir “oremos por nuestras autoridades nacionales” cuando en su misma iglesia no tenemos idea quienes son. Con el paso de los años he aprendido algunos tips que quisiera darte si es que quieres sumergirte en este tema y no arriesgarte en el intento (como sucedió ya muchas veces).

La primera pregunta que surge de inmediato es ¿debemos hablar de política en nuestros ministerios? La respuesta es muy sencilla y pero tiene su trasfondo: Claro que sí, pero aquí es donde está la clave (Es la regla madre) de todo esto: ES SANO HABLAR DE POLÍTICA EN EL MINISTERIO PERO SIN ENCASILLARSE CON ALGUNA TENDENCIA O COLOR POLÍTICO. Si cometemos ese error se especulará mucho con nuestro liderazgo y a qué realmente queremos llegar con este tema. Fácilmente se puede pensar de que “usamos el ministerio” para lavar cerebros y maquinar nuestro plan succionador de razonamiento. La idea obviamente no es esa y no se pretende hacer algo de este estilo.
Lo más saludable, reiterando lo anterior, es hablar de política y sin un color definido agregando que también es bueno hablar en nuestras reuniones sobre la contingencia, en otras palabras, tomar el pulso a la realidad y generar en el grupo el espacio de opinión sobre estos temas. Este último punto personalmente lo considero altamente positivo y que puede incluso enriquecer el ministerio.

¿Qué sentido le daremos? Obviamente un sentido cristiano. El WWJD (Qué haría Jesús en mi lugar?) en temas como este puede abrochar perfectamente un debate de esta clase en nuestro grupo. Siempre apelando que Dios está presente (aunque muchos aun no lo entienden) en todo evento humano. El Salmo 139 nos dice que si aun Bajásemos hasta la profundidad de la tierra Dios iba estar ahí. Debemos incluso estar atento ya que Dios en su perfecto plan quizás quiere que estés en el plano político exaltando su nombre e impactando a otras vidas. Debemos dejar de mirar la política como un área en donde se hacen las cosas mal, si no que mirar esta área como un lugar en donde se puede cambiar vidas y hacer las cosas de manera limpia mostrando un ejemplo concreto de integridad. El servicio es algo que abunda en nuestros corazones y tal como se mencionaba en párrafos anteriores la Iglesia de Dios tiene que actuar como una agente social pero sin dejar de ser Iglesia. Los hijos de Dios estamos llamados a servir más aun si es que es en un plano político y tomando esta área como una herramienta poderosa para hacerlo
En conclusión podemos decir las siguientes cosas.
• Hablar de política en nuestros ministerios no es malo ni pecador, al contrario, es necesario y enriquecedor.
• Generar espacio de debate y opinión en el ministerio es una oportunidad para analizar la actualidad y la contingencia en la cual estamos sumergidos.
• POR NINGÚN MOTIVO identificarse con alguna corriente o color político a la hora de instaurar un debate de esa clase. Puede traer más de un problema no solo a ti si no a todo el ministerio.
• Por sobre todas las cosas, dar un sentido de que es Dios quien está por sobre todo y que todo está relacionado con Él.
• La Iglesia es un agente Social que debe actuar como Iglesia. En palabras más simples, que la Iglesia sea Iglesia.
• Por último, animarte a generar estas instancias sin el temor clásico y conocido. En el caso de que tu autoridad te señala por algún otro motivo NO y NO, lo más sano es acatar y aceptarlo. Ya se generará el espacio necesario y Dios más temprano que tarde lo hará.

Escrito por | Diego Tapia

Comentarios

2 respuestas a “Artículo – El Ministerio de la política”

  1. Timgulick dice:

    ¿Quién escribió esta articulo?

Deja un comentario