articulos | 19/Abr/13

Artículo – Crecimiento en mi Grupo

Hoy te compartimos una colaboración de Julio Cruz acerca del crecimiento en el grupo de jóvenes, encontrarás algunos consejos práticos.

No me considero experto en Iglecrecimiento o Grupocrecimiento. Pero, si me lo permites te compartiré algunos detalles que quizás desees considerar y que estamos haciendo en nuestro grupo para experimentar crecimiento. Tengo que aclarar que lo básico es ORAR y tu comunión con el Señor. Después de esto, considera lo que te expondré aquí.

1) Aterriza Tu Deseo De Crecer

Al principio experimenté lo siguiente: éramos un grupo de 35 chicos, la meta ese primer año fue llegar a 50. Y deseábamos crecer, pero no hacíamos lo necesario. Si deseas ver crecimiento, tienes que estar dispuesto a aterrizar tu deseo y eso exige cambios. Para ver resultados diferentes, tienes que hacer cosas diferentes, o bien lo mismo pero de diferente forma.

Aquí es el Conflicto, porque hay que romper con tradiciones, entre las mayores son los programas clásicos para las reuniones, la forma clásica de compartir con los jóvenes (yo tarzán saberlo todo, tu chita aceptar lo que yo te diga). Y la forma clásica de tratar con el nuevo aspirante a miembro del grupo. Es increíble, pero oramos porque lleguen nuevos, pero cuando éstos llegan o los juzgamos, o no les saludamos, o ni siquiera lo hacemos parte; lo común es ver grupitos dentro del mismo grupo y el pobre nuevo como honguito. ¡Hay que cambiar! Tomar acciones para crecer.

2) ¿Quieres Cambios? Cambia Tú Primero

Siempre procuro recordar a Moisés intentando hacer toda la obra del ministerio él solo. Su suegrito le dijo: Vas a desfallecer tú, y todo este pueblo. Obvio que no tengo un grupo de millones de personas. Pero esa no es excusa para querer hacerlo yo todo, porque todos tenemos un límite. Así que cambia también tu mentalidad acerca del ministerio.

Un líder o pastor no es el que tiene que hacer todo, es más bien la persona que Dios ha puesto para poder ayudar a cada miembro a encontrar su lugar para poner sus talentos y habilidades al servicio del Señor. Un líder o pastor no es el que les dice lo que tienen qué hacer y cómo hacerlo, sino motivarles a que exploten su potencial y aconsejarles para mejorar.

3) Ten Un Equipo De Trabajo

No trabajes o planees tú solo. Si lo haces estarás dejando a un lado puntos de vista que valen la pena considerar. Recuerda que tú tienes un carácter, pero el grupo (y más si deseas verlo crecer) consta de personas con caracteres diferentes al tuyo, y ¿cómo pretendes alcanzarlos o hacerlos parte si no tomas en cuenta sus gustos e intereses? Es muy importante que consideres en tu equipo a personas que tienen el mismo carácter e interés tuyo, pero también a personas que contrastan contigo, esto te ayudará a tener equilibro.

4) Planea

Leí alguna vez este dicho: nadie planea fracasar, pero muchos fracasan porque no planean. El mismo Señor Jesús lo dijo más o menos así: nadie construye algo sin primero sentarse a ver si le va

a alcanzar. No hagas eventos a la carrera, sino tenlo bien planeado, con meses de anticipación para tener tiempo suficiente para reunir los recursos, para ensayar lo suficiente, para tener todo listo antes del día, etc.

Esto incluye las reuniones, por no hacer esto es que se cae en monotonía. Porque se hace lo que se acostumbra para no fallar porque no hubo planeación. Pero un punto muy importante es planear las reuniones no de acuerdo a lo que tú consideras que necesitan, sino a lo que ellos necesitan. Platica con ellos, conéctate con ellos, investiga la problemática que tienen. En pocas palabras, que las enseñanzas en las reuniones sean relevantes para su vida y no sólo para su mente.

5) Asegúrate Que Lleven El Grupo Fuera Del Grupo

A veces como que pintamos un límite imaginario: la iglesia en la iglesia y fuera de ella es otra cosa. Las cosas de Dios en la iglesia y fuera de ella es otra cosa. Y esto provoca que nuestros jóvenes se saluden, se alegren de verse y saludarse y orar y compartir sus necesidades glorificando a Dios, sólo en el grupo y en la iglesia. Pero fuera de ella… olvidados. Comienza tú estando en contacto con ellos los otros días de la semana, saludándoles, deseándoles un excelente día, compartiéndoles promesas de Dios para sus vidas, preguntándoles cómo están, aconsejándoles. Motivando a que entre ellos sigan en contacto, con tantos medios de comunicación a disposición no resulta tan difícil.

Espero te resulten útiles estos consejos.

Escrito por | Julio Cruz

Comentarios

2 respuestas a “Artículo – Crecimiento en mi Grupo”

  1. muchas bendiciones!!! muy buen articulo tomo algunas cosas para mi vida gracias

Deja un comentario