recursos generales | 18/Jun/19

Todo por un like

No es novedad que las redes sociales lo han acaparado todo, e incluso, los psicólogos lo señalan como la nueva adicción del siglo XXI. Los adolescentes no escapan a esta tendencia en crecimiento. De hecho, un estudio reveló que el 92% de los adolescentes de entre 14 y 16 años utilizan las redes sociales para sentirse integrados y aceptados por sus pares.

Te puede interesar: Qué es el net lag, el «mal» que sufren los millennials cuando planean sus viajes

Un gran numero de personas sienten la necesidad de ser legitimados a través de Instagram, Facebook o  Snapchat

«lo que sienten los adolescentes como amenaza es el hecho de quedarse solo y no tener amigos». Es por ello que el grupo de pares tiene una fuerza enorme, y justamente esa aceptación la encuentran en las redes sociales.

«Así se genera el ‘Soy parte de este grupo y ellos me aceptan poniéndome likes’. Esto puede ser una situación bastante complicada porque la autoestima empieza a depender de cuántas personas le dicen a ese chico que esa foto que puso realmente vale y que tiene muchos me gusta». Mauricio Girolamo Psicólogo especialista

Girolamo explicó que a veces esta dependencia a sentirse legitimado en las redes los pone en situaciones riesgozas o poco favorables.  E incluso sostuvo que muchas veces se van generando futuros adictos «ya que en Internet se arman perfiles de qué es lo que los adolescentes buscan e incrementan su necesidad de que estén conectados más tiempo».

Fuera de control

«Estamos en una época tecnológica en la que hay una explosión casi sin control de una gran cantidad de redes sociales», así calificó Mauricio Girolamo a esta era en la que internet es el líder.

Detalló que Facebook está siendo abandonada rápidamente por los adolescentes, que en su lugar eligen cada vez más Instagram, Snapchat, Tick Tock.

Hace un mes la red social Tick Tock fue prohibida en la India por la difusión de contenido pornográfico a menores de edad. Ante esta situación, el psicólogo manifestó que el problema es el vacío legal y de control que hay.

«Las redes aparecen, se popularizan rápidamente, se trasladan y empiezan a usarse sin control. No hay forma de tener un filtro frente a esto. Entonces el filtro deben ser los padres»

¿Adultos inmaduros?

La locura por exponerse en las redes y tener muchos «me gusta» no es algo exclusivo de los más jóvenes. Los adultos también son grandes dependientes de las redes sociales.

«Acá hay un aspecto importante. Parece que la gente grande cuando va creciendo quiere volver a la adolescencia e imitar la conducta adolescente. Entonces empiezan a imitar este tipo de juegos, buscar esa aprobación y publicar su vida, su intimidad personal»

 

Sin importar la edad, el especialista explicó que esta actitud responde a la influencia de la televisión y la vida de los famosos que se ve por allí. Un estilo de vida al que calificó de «muy distinto al normal».

La consecuencia es que todos tienden a copiar estas cuestiones «para sentirse importantes y como los famosos».

Ante este panorama, Girolamo sostuvo que no hay forma de educar si no es a través del ejemplo, ya que tanto los niños como los adolescentes aprenden por imitación.

La biblia nos dice en efesios 5:18 18 No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu. Y aunque el tema no tiene nada que ver con vino, ciertamente el efecto de embriaguez que producen los likes en las redes sociales se asemejan mucho. La felicidad efímera y no real que produce ser popular en las redes está causando muchos problemas reales.

 

¿Qué hacer entonces?

Identifique si usted está en esta situación o es solo su adolescente. Conscientemente aparte tiempo para relacionarse offline con personas reales y pregunte que puntos positivos y negativos ve en usted, este ejercicio lo puede hacer son su adolescente también, resalte más los positivos.

Si usted y su adolescente encuentra palabras de afirmación en su entorno real, no tendrá que buscarla en el virtual. Es así de sencillo. Pero a veces el sentido común no es tan común. ¿cierto?

 

Comentarios