consejos | 06/Mar/14

El poder de los libros – Articulo

Como líderes de jóvenes debemos tener un hábito constante de estudio de la palabra de Dios, pero además debemos mantener una constante capacitación e investigación de temas relevantes que nos puedan brindar conocimiento para realizar nuestro servicio de mejor manera.

Hoy queremos compartirte este artículo acerca de la importancia de los libros y como poder sacarmás provecho de estos.

“Los que queman los libros, los que expulsan y matan a los poetas, saben exactamente lo que hacen. El poder indeterminado de los libros es incalculable.” (Los logócratas, George Steiner).

La fuerza del libro sigue sin ser realmente desafiada. Es verdad que el número de personas que lee decrece en la medida que aumenta el poder de internet y continúa sin contrapeso el imperio de la televisión. Pero una vez que el libro captura la atención y el interés de la gente ejerce sobre ella una influencia que no debe ser subestimada.

George Steiner afirma que un mismo libro, incluso un fragmento de él, puede afectar a las personas de una manera completamente distinta y por eso dice que tiene un poder indeterminado: “Puede exaltar o envilecer; seducir o asquear; apelar a la virtud o a la barbarie; magnificar la sensibilidad o banalizarla”. Su efecto puede ser completamente contrario al que tuvo en mente el autor al escribir. Aunque se puede decir que en la mayoría de los casos el efecto producido es el que efectivamente el autor se propuso.

El libro puede abrir la mente, despertar inquietudes, sugerir preguntas, proponer alternativas, ampliar el horizonte de ideas, enriquecer la vida. Por otra parte, puede hacer más inamovibles las convicciones, cerrar los caminos al diálogo con las ideas de los otros, estrechar el mundo del pensamiento, reducir la vida a una pequeña porción de la realidad.

Mucha gente lee solamente libros relacionados con las cosas que ya sabe y cree; se sumerge en un inmenso repertorio de variaciones sobre un mismo tema y llegan así a dominar una gran cantidad de conceptos; sólo que es siempre más de lo mismo. Su capacidad de relacionarse con el mundo circundante y establecer diálogos comprensibles con los otros se reduce dramáticamente. Eso ya es una gran pérdida. Pero si se mira bien, es mayor aún: mientras más limitada es su capacidad de comprender otras ideas, más las menosprecian y las descalifican. Ese ha sido el poder que han ejercido sobre ellos los libros que han leído.

Quemar tales libros sería inadmisible. En este mundo tan diverso lo que puede hacerse es, a través de otros escritos, invitar a la mayor cantidad de gente posible a aprender a leer de una forma diferente.

Las reflexiones sobre libros y leer sugieren siempre comentarios y preguntas.

Fuente – CvcLaVoz

Comentarios